sábado, 10 de septiembre de 2016

Carne a baja temperatura

Hace un tiempo vi un video que se llamaba algo así como "La mejor forma de hacer un filete", la técnica consiste en meter la carne en una bolsa de plástico, como la que se usa para congelar, cerrarla y sumergirla en agua a unos 60 ºC. De esta forma, la carne no pierde sus jugos y se cocina de forma lenta, quedando más tierna.

He probado ya unas cuantas veces y es cierto, la carne queda bastante tierna y jugosa. Una vez cocinada, la carne puedes comerla tal cual, o como he hecho yo en esta receta, acompañarla un poco.

Ingredientes
Para 2 personas
  • 300 gr de carne de ternera
  • 1 cebolla pequeña o cebolleta
  • 1 bote de champiñones (200 gr)
  • 1 brick de nata para cocinar (200 ml)
  • Sal, aceite, pimienta y albahaca

Como podéis apreciar, la carne es del Mercadona, ya ya, no es que sea una maravilla, pero oye, que lance la primera piedra el que no haya pecado. Son filetes de ternera, no tengo muy claro el tipo ya que en la etiqueta pone "redondo, babilla, tapa"

Bolsas de congelado
Un poquito de aceite, sal, pimienta y algo de albahaca. Cerramos bien la bolsa para que no pueda entrar el agua.

Intentad no superar los 65ºC
Sumergimos bien las bolsas (quizás os haga falta un peso para que se hundan) en el agua a 60ºC, el tiempo depende del tipo de carne y el corte, yo los tuve unos 17 minutos. El termómetro vale un par de euros y ayuda bastante porque si superáis los 65ºC enseguida veréis que la carne empieza a cambiar de color y se hará demasiado deprisa.

Carne ya hecha
Notareis que la carne cambia de color, dependiendo de como sea la carne tendréis que tenerla más tiempo o menos. Si la pieza es gruesa deberá estar unos 30 minutos.

Pochando la cebolla y el campiñón

La carne tal cual sale, está bastante buena, pero si quereis darle una vuelta más, nosotros la preparamos pochando un poco de cebolla y unos champiñones. Luego le añadimos nata para cocinar, y finalmente lo juntamos con la carne dejandolo todo a fuego muy lento unos minutos para que se junten los sabores.


Plato terminado
La verdad es que en la foto no parece nada apetecible, pero os puedo asegurar que está para chupárse los dedos.