viernes, 2 de marzo de 2018

Pizzería Marquinetti

Hace unos meses estaba buscando en internet un lugar donde comer en Madrid y llegué a una pizzería, leyendo una opinión del lugar, leí algo asi como que el sitio no estaba mal, pero que después de comer las mejores pizzas del mundo en Marquinetti, pues que las demás ya no le parecían tan buenas.

Marquinetti: La pizza es alta cocina

Una rápida búsqueda en Google, me lleva a un establecimiento en Tomelloso regentado por Jesús Marquina. Espera... ¿¡En Tomelloso!? Dije, buah, la opinión esa la habrá escrito su cuñado. Que equivocado estaba.

Resulta que este hombre ha sido un porrón de veces campeón del concurso mundial de pizzas, en concreto lo ha ganado cinco veces y lleva trece años consecutivos en el podium... Y sin embargo, ni es famoso, ni aparecen noticias relevantes sobre él en los medios.

Estaba claro que había que ir a probar esas pizzas.

Así pues, la semana pasada pusimos rumbo a La Mancha profunda, no sin antes reservar mesa con antelación en uno de los dos turnos que tiene de comidas (13:15 o 15:15).

El mismo Jesús nos atendió a la entrada y nos acercó a nuestra mesa. Ya desde que entras te da la impresión de estar en un sitio elegante, pero sin llegar a ser un sitio de estirados, se nota que aunque famoso y con cocina de calidad, mantiene el espíritu de restaurante cercano.

Pizza Roling

Esto fue lo que pedimos para 4:
  • Ensalada de Atún Rojo
  • Crujientes de Embutidos
  • Pizza Rolling
  • Pizza Reina de Otoño
  • Tarta Marquinetti
  • Tiramissu
  • Brownie
  • Lingote de zanahoria y queso
  • 4 cafés y dos bebidas por persona
Total: 102€

Los entrantes, generosos, cuidados y bien ricos. Las pizzas, que decir... una combinación de sabores y una masa fina y crujiente (sobre todo la de la Rolling), ¡Que placer! Los postres bien, pero después del éxtasis de las pizzas el listón estaba muy alto. El que más me gustó fue la tarta Marquinetti. En definitva un sitio para recomendar y repetir.

¿Son las mejores pizzas del mundo? No podría afirmarlo, me quedan muchas que comer todavía.


¿Son las mejores pizzas que me he comido? Sin duda, sí.