Ir al contenido principal

De viajes, Copenhague y Malmö

Últimamente conocíamos a varias personas que habían ido recientemente a Copenhague y aunque para nosotros era una desconocida (obviando la Sirenita), optamos por escaparnos en Semana Santa. Aprovechamos que los precios de los billetes de avión no estaban excesivamente elevados, aunque claro, en vacaciones siempre todo es más caro.

Intentaré poner los nombres de los lugares en danés, ya que una vez allí es más sencillo saber cual es su nombre real para ellos, puesto que el juego de letras danés incluye 14 vocales que, al menos para mi, son un misterio como se pronuncian. Hay algunas palabras que recuerdan mucho al alemán o al inglés, pero en general es un idioma en el que yo no entendía nada. Afortunadamente prácticamente todo el mundo habla inglés y las indicaciones en el transporte público y en las atracciones también están casi todas traducidas a la lengua de Shakespeare.


Llegada al país

Para entrar en Dinamarca, como en resto de la Unión Europea, con el DNI es suficiente. Nosotros volamos desde Alicante con la compañía Norwegian por 150€ i/v. Por cierto, algo nuevo que he aprendido en esta ocasión, es que si llevas un equipaje de dimensiones no convencionales (vamos que no sea una maleta), en el mostrador de facturación te lo etiquetan pero debes entregarlo en otro mostrador especial, que suele estar en uno de los extremos de la terminal y que se llama algo así como 'Equipajes especiales o 'Odd-size bagage'. Es imprescindible que vaya bien empaquetado o enfundado.

Dinamarca no ha implantado el Euro como moneda, por lo que las transacciones se hacen en Coronas Danesas (DKK), el cambio en abril de 2019 es de 1 corona = 0,13€. Por lo que para saber en euros los precios que os ponga en coronas, debéis dividir por 7,5.

Encontrareis cajeros automáticos en cada esquina rotulados con ATM Cash Euronet, pero no se os ocurra usarlos, ya que os cobrarán una salvajada de comisión. No tengáis prisa y si queréis coronas, sacadlas en un cajero de verdad de una sucursal bancaria, que encontrareis por el centro. Y recalco lo de que no tengáis prisa, ya que no tendréis ningún problema en pagarlo todo con tarjeta, aunque sea un café.  Nosotros en esta ocasión utilizamos una tarjeta del banco Mediolanum que te permite sacar sin comisión en el extranjero y aplica un 1,5% de comisión en el cambio (ING aplica 2€ por retirada y un 3% en el cambio).

Una vez en el aeropuerto, para llegar al centro, podéis optar por la Línea 2 de Metro o por el tren, depende vuestro destino. Como nuestro alojamiento estaba cerca de Københavns Hovedbanegård (la estación central), nos interesaba más el tren. Por cierto, Copenhague en danés es København.


Copenhagen Card o City Pass

Los que leéis mis entradas de viajes, ya debéis saber que no suelo adquirir las tarjetas turísticas de las ciudades, ya que muchas veces pagas por tener acceso a cosas innecesarias y por tanto al final sale más caro. En esta ocasión, y tras echar unas cuentas, llegué a la conclusión de que sí nos interesaba la Copenhagen Card de 72h (nuestro viaje duró 96 horas), aunque tampoco fue un ahorro espectacular ya que nos costó 739 coronas y si hubiéramos comprado todo de forma individual hubiesen sido 969 coronas.

Con esta tarjeta tienes acceso gratuito prácticamente a todo lo visitable de la ciudad (que es mucho), otra cosa es ya como te organices el tiempo, ya que todo suele cerrar pronto y tampoco es que abran muy temprano. Además incluye todo el transporte público, metro, bus, cercanías, ¡Incluso trenes regionales! Por lo que puedes usarlo para el aeropuerto o para los castillos distantes como el Kronborg Slot o Frederiksborg Slot.

También existe la City Pass, que es únicamente para el transporte público (metro, bus, y tren). Si no adquieres la tarjeta anterior y calculas que vas a utilizarlo 4 o más veces por día, te compensará a los títulos individuales.

Título
Coronas
Euros
Copenhagen Card 24h
399
53€
Copenhagen Card 48h
599
80€
Copenhagen Card 72h
739
99€
Copenhagen Card 120h
989
132€

City Pass 24h
80
10€
City Pass 48h
150
20€
City Pass 72h
200
27€
City Pass 96h
250
33€
City Pass 120h
300
40€

Billete transporte 2 zonas
24
3€
Billete transporte 3 zonas
36
5€

La tarjeta hay que 'activarla' escribiéndole a boli la hora a partir de la cual quieres que te empiece a contar tu periodo contratado. Si os interesa utilizarla desde el aeropuerto, debéis comprarla en la Oficina de Información, ya que en las máquinas expendedoras de la compañía ferroviaria solo venden el City Pass.

Atracciones de la ciudad

Tanto si habéis adquirido la Copenhagen Card como si no, os recomiendo que os bajéis su APP para el móvil, ya que tendréis todos los puntos localizados con información y sus horarios. Por cierto, ahora como ya no se cobra el roaming en Europa, ha sido un placer no tener que estar con líos de tarjetas o mendigando WiFi :-)

Os cuanto lo que nosotros vimos, nos dejamos muchísimas cosas por hacer, pero aun siendo un viaje de 4 días, de verdad que hay bastantes cosas que ver en la ciudad.

Free Tour Copenhague Clásico (Copenhagen Free Walking Tours)

Empezamos con un tour en castellano de 90 minutos para que nos contaran un poco la historia de la ciudad mientras dabamos un paseo, salen todos los días a las 14:00 desde Højbro Plads. Este es el recorrido que hicimos.
  • Comienza en Højbro Plads
  • Helligaandskirken - Iglesia del Espiritu Santo
  • Rundetårn - Torre redonda
  • Kongens Have - Parque
  • Rosenborg Slot - Castillo
  • Botanisk Have - Jardín Botánico
  • Københavns Universitet - Uniersidad
  • Termina en TorvehallerneKBH - Mercado
Como todos los free tour, no estás obligado a pagar nada, se entiende que si te gusta, debes darle la compensación que creas oportuna. Pero en esta ocasión me dio la sensación de que fuimos casi de los únicos que le pagamos al guía :-?

Botanisk Have y Palmehuset

Volvimos al jardín botánico para entrar a la Palmehuset (Casa de las palmeras), un recinto acristalado donde estarás en un microclima que puede llegar a ser muy caluroso cuando asciendes a la parte superior. No os olvidéis de la zona de mariposas. 60 coronas o gratis con la tarjeta.

Muchos parques y zonas verdes

Rundetårn (Torre redonda)

Torre con una enorme rampa en espiral, que las habladurías dicen que la usaban los reyes para subir en carro y así no cansarse. Solo tendréis que subir unos poquitos escalones al final para acceder a la azotea exterior. 25 coronas o gratis con la tarjeta.

Vueeeltas y vueeeltas

Nyhavn (casas de colores)

Pintoresco barrio, donde todas las casas del lado norte del canal están pintadas de colores. En sus bajos hay multitud de bares donde tomarse unas copas en las terrazas, si es que te lo puedes permitir.

Con el sol que hacía, estaba todo a tope

Paseo en barco

Hay varias compañías con las que hacer un tour por los canales de la ciudad. Con la tarjeta te incluye uno gratuito desde Højbro Plads con la empresa Canal Tours Copenhagen. Aunque haga buen tiempo, abrigaros, porque los barcos son descubiertos y corre biruji. Cuando compréis los tickets, consultad el horario, ya que solo algunos se ofrecen en español. 85 coronas o gratis con la tarjeta.

Kastellet

En esta fortaleza, que yo sepa, no se hacen torres humanas, pero ea, le han puesto ese nombre. No se puede visitar el interior de ningún edificio en si, pero el paseo por los jardines de alrededor es bonito y podéis atravesarlo cruzando sus únicas dos puertas. Está muy cercano a la estatua de la Sirenita y es gratuito.

Un entorno bonito

Den Lille Havfrue  (La Sirenita)

Icono por antonomasia de la ciudad, a la hora a la que vayáis siempre habrá gente para hacerse una foto con ella. La escultura fue instalada en 1913 y está inspirada en el cuento de La Sirenita del danés Hans Christian Andersen.

Así quieres una foto tu solo, tendrás que hacer cola

Frederiks Kirke - Marmorkirken

Inspirada en San Pedro del Vaticano, esta imponente iglesia se alza cercana al palacio de Amalienborg. La entrada es gratuita, pero durante los oficios no está permitida la visita turística.

Es conocida como la Iglesia de mármol

Amalienborg

Este complejo de palacios cuenta con una gran plaza central, donde a las 12:00 hay un cambio de guardia (tampoco es que sea muy espectacular). De los 4 edificios principales, solo uno está abierto al público y en apenas 15 minutos lo ves, aunque si te entretienes haciendo una careta en papel siguiendo las instrucciones de la reina Margarita, lo mismo tardas un poco más. Cuesta 75 coronas o gratis con la tarjeta.

Christiania

Que decir sobre este barrio... había leído algo, pero de verdad que hasta que no estás allí, no terminas de comprender la magnitud de aquello. Es la comuna más grande de Europa (y posiblemente del mundo), donde residen de forma habitual unas 1000 personas en una extensión de 34 hectáreas a un paso del centro de Copenhague.

Mapa de Christiania

Antiguamente eran unas instalaciones militares, pero tras un periodo de abandono, los vecinos empezaron a ocuparlo para darle uso recreativo, y posteriormente para implantar una comunidad permanente. Aunque hubo intentos de desalojo por parte de las autoridades, en 1971 el ayuntamiento decidió desistir y plantearlo como un experimento, dejándeles que se autogestionaran, permitiendo la ocupación de los terrenos y la venta y el consumo de drogas.

Cuando me enteré de esto último, a mi cabeza vino una imagen tipo las Barranquillas de Madrid, y estaba muy, pero que muy equivocado. En Chrstiania se permita le venta y el consumo de las denominadas drogas blandas (marihuana, hachís y del estilo) y hay multitud de carteles donde te indican que las drogas duras no son bienvenidas. La venta se realiza principalmente en Pusher Street, una calle donde los vendedores tienen, literalmente, sus puestos montados con la mercancía bien visible, como si estuvieras paseando por un mercado de frutas de cualquier ciudad... es algo muy chocante.

Aparte del tema de los porros, en Christiania puedes pasear por sus calles y como en cualquier otra ciudad, tienen sus tiendas de alimentación, espacios de exposiciones, bares, zona de conciertos y su almacén de materiales de construcción al más puro estilo Leroy Merlin pero teniendo en cuenta que allí predomina todo lo ecológico/reutilizado.

Uno de los pocos rincones en los que se permitía hacer fotos

Como os he dicho tienen unos cuantos bares donde podréis comer y si os hace bueno, sentaros en las mesas de picnic que tienen en el exterior, eso si, es muy probable que os lleguen nubes con olor a campito provenientes de las trompetas que se fuma la gente. Aunque en general todo el mundo es bastante respetuoso y suelen preguntarte antes de sentarse a tu lado y si ven que molestan, se apartan. 

Leerás que al no tener impuestos la comida y la bebida son mucho más baratos que en Copenhague, pero a mi realmente tampoco me pareció que hubiera prácticamente diferencia. Por ejemplo, una pinta de cerveza normal en un bar nos costó 50 coronas, que es lo mismo que nos constaron en el Palæ Bar cerca del barrio de las casas de colores. Desde luego en otros bares pueden llegar a las 100, pero tampoco es lo mismo un bareto que un restaurante elegante.

Por cierto, en Christiania no permiten la entrada de guías turísticos, por lo que no busquéis un tour para que os lo enseñen, deberéis ir por vuestra cuenta, pero no os preocupéis, es totalmente seguro.

Vor Frelsers Kirke

Muy cerca de Christiania se encuentra esta iglesia, que destaca por su torre negra con forma de sacacorchos. Se puede subir a lo más alto por la escalera de caracol que está al aire, por lo que deben abstenerse los que les da vértigo las alturas. Cuesta 45 coronas o gratis con la tarjeta.


NY Carlsberg Glyptotek

Este imponente museo pertenece a la familia Carlsberg, y alberga multitud de obras artísticas de todo tipo, destacando las de Cézanne, Van Gogh, Pisarro, Monet, Sisley y Renoir.  Cuesta 115 coronas o gratis con la tarjeta.

Patio central

Tivoli

Este es uno de esos sitios que no conocía ni por asomo, pero que cuando estás en él, te preguntas, ¿Y esto cómo es que no sabía de su existencia? Estamos rodeados de grandes marcas que lo monopolizan todo, ya sea Coca-Cola, Mc Donalds, Disney... y que parece imposible salir de ahí. Sin embargo cuando entras a este parque de atracciones, a mi de dio por pensar que tenía todo lo imprescindible para que los mas pequeños (bueno y los mayores también) se lo pasaran bien sin tener ninguna referencia al mundo Disney o de ninguna gran otra productora de cine.

Iluminación al caer la noche

Cuestiones filosóficas a parte, el sitio es muy muy bonito. Aunque no quieras montarte en ninguna atracción, pasear por los jardines del Tivoli es todo un placer, más teniendo en cuanta que está en todo el centro de la ciudad. Si podéis, planificad vuestra visita para que se os haga de noche, y así poder disfrutar de la iluminación. Si queréis montaros en alguna atracción, podéis comprar los billetes de forma individual, o un bono todo incluido. Hay una zona de juegos infantiles que es gratuita una vez dentro. La entrada más sencilla cuesta 130 coronas o gratis con la tarjeta.


Christiansborg Slot

En este palacio se encuentra el parlamento danés y tiene varias zonas que visitar:
  • De Kongelige Repræsentationslokaler (las estancias reales), imprescindible. 95 coronas.
  • De Kongelige Stalde (caballerizas reales), no nos dio tiempo. 60 coronas.
  • Det Kongelige Festkøkken (cocina real), no nos llamó la atención. 60 coronas.
  • Ruinerne (ruinas), entras al subsuelo y te explican un poco la historia de los edificios. 60 coronas.
  • Parlamento, se puede entrar de forma gratuita durante las sesiones parlamentarias.
  • Tårnet (torre), es la mas alta de la ciudad, gratis y encima cierra a las 21:00.
Con la Copenhagen card es todo gratis.

Una de las estancias reales

Rosenborg Slot

Este castillo está situado en el Kongens Have (Jardín de los Reyes). Es más un residencia de verano, por lo que no tiene las salas espectaculares del anterior. Aun así es interesante y guarda en su subsuelo las joyas de la corona danesa.

El castillo visto desde el Jardín de los Reyes

Para comprar la entrada deberéis hacer una considerable cola y dejar absolutamente cualquier bulto en las taquillas. Una vez comprada la entrada, debes esperar hasta la hora que te hayan asignado. Cierra a las 16:00. La entrada cuesta 115 coronas o gratis con la tarjeta. También hay una entada combinada con el Amalienborg por 160 coronas.

El señor de la derecha tiene una mirada inquietante...

Københavns Rådhus

Para subir a la torre del ayuntamiento es necesario comprar entrada con día y hora en la recepción, y puede ser complicado conseguirla. El acceso al hall principal es libre y si vas un sábado es posible que te encuentres con parejas de novios y sus invitados celebrándolo con unas copas en el este hall, que por algo lo llaman de las bodas.

La entrada a la torre son 30 coronas o gratis con la tarjeta.

El hall del ayuntamiento

Y hasta aquí nuestra experiencia en atracciones en la capital danesa. Nos hubiera gustado ir a los castillos de Frederiksborg Slot y Kronborg, pero se encuentran a unos 50 kilómetros de la capital y no disponíamos de más tiempo. También me hubiese encantado ir a LEGO House, pero está todavía más lejos, en el pueblecito natal del fundador de LEGO en Billund que está a casi 300 km, por lo que se queda para otra ocasión.

Comer y beber

Como en cualquier sitio turístico, la zonas céntricas y muy concurridas, como por ejemplo el barrio de las casas de colores, tienen unos precios altos. Si a esto le sumas el poder adquisitivo de los daneses, pues casi se hacen prohibitivas algunas cosas.

No nos pareció que tuvieran platos típicos (que los tendrán), pero si son de comer tostadas, al estilo de las tapas españolas, pero algo más elaboradas. Fuimos a un sitio que nos recomendaron y nos gustó bastante y el precio no estuvo mal, se llama Palæ Bar y la dueña era una mujer encantadora. Me metió a la cocina (literalmente) para enseñarme las tostas que tenía y que eligiera las que quisiera.

6 tostas + 3 pintas en el Palæ Bar por 290 coronas

A parte de las tostas, también verás en muchos sitios unos dulces, similares a las caracolas, que llevan canela, crema o chocolate por encima. Y por supuesto, cerveza, aunque te metan por los ojos la Carlsberg, hay muchas otras, y en el bar Taphouse podrás disfrutar de 61 grifos distintos aun precio de entre 50 y 100 coronas la pinta.

En Foodhalken, al lado de la estación de Nørreport, tenéis un mercado al estilo del de San Miguel en Madrid, donde hay puestos con todo tipo de suculencias para comer, pero además también hay puestos tradicionales de productos frescos.


Malmö, Suecia

La ciudad sueca de Malmö se encuentra a penas 40 kilómetros de Copenhague, separadas por el Mar Báltico, pero unidos desde el año 2000 por el Øresundsbroen, que es el puente ferroviario y rodado más largo de Europa. Por cierto, si habéis visto la serie de El Puente, sí, es este.

Hedmanska gården

Para llegar podéis alquilar un coche, pagar el señor peaje, y luego aclararte con las severas limitaciones de aparcamiento en las dos ciudades, o optar por el tren que te llevará al centro en apenas 40 minutos. El billete sencillo cuesta 122 coronas suecas si lo compras en la ferroviaria de Suecia, o algo más barato si lo compras en la Danesa en las máquinas automáticas de la estación.

Slottsmöllan

A mitad de camino desde la estación central Köbenhavn H hasta Malmö C, pasas por el aeropuerto (parada CPH Lufthavn), así que lo que nosotros hicimos fue ir hasta Malmö con nuestro equipaje, tras abandonar el alojamiento el último día, y dejarlo en una taquilla de la estación por 90 coronas suecas (8€). Ojo que hay dos zonas de taquillas y una de ellas no está señalizada. Tras pasar el día Suecia, volvimos a coger el mismo tren en sentido contrario pero nos bajamos en el aeropuerto ya para marcharnos.

Turning Torso

La ciudad tampoco no es que sea muy espectacular, ni haya grandes cosas que ver, pero bueno como está tan cerca, pues pasamos el día paseando.






Comentarios

Entradas populares de este blog

Como rearmar un contador de la luz

Desde hace un tiempo, todas las compañías están cambiando los contadores de la luz a un modelo digital que permitirá la telegestión y la teletarificación.
Cada empresa está poniendo modelos diferentes, incluso en la misma distribuidora tienen distintos.
Una vez que te lo instalan, te dan una pegatina con unas instrucciones de lo que hay que hacer si te pasas de consumo y salta el ICP.

Antiguamente si te pasabas de consumo por un pico (encender al mismo tiempo la lavadora, el horno, la estufa...) "saltaban los plomos" que eran unos fusibles que se ponían a la entrada de la acometida y había que sustituirlos por otros nuevos.
Las instalaciones mejoraron y se implantaron los magnetotérmicos, que son unos interruptores de un determinado valor, que cuando lo sobrepasas se calientan y saltan. Con subir la palanca otra vez era suficiente.
Desde hace unos años se obligó a que todas las nuevas instalaciones contaran con ICP instalado por un técnico cualificado y por tanto existiera …

Problema con caldera Saunier Duval SEMIA

Cuando esta mañana no salía agua caliente en la ducha he soltado unas cuantas maldiciones mientras me quedaba helado esperando.
Me ha extrañado porque el radior estaba caliente asi que la parte de la caldera para calefacción funcionaba, por lo que el suministro de gas y luz era correcto. Le he dado al botón de rearme, la he apagado un par de veces y nada, por el grifo solo salía agua fría. La presión del manómetro también era correcta.
He conseguido el manual en pdf y he visto que tiene un filtro en la entrada del circuito de agua sanitaria, asi que me he dispuesto ha echarle un ojo.
Por supuesto lo he desconectado de la corriente, he cortado el gas y la llave de entrada de agua a la caldera, que es el segundo tubo de la izquierda (la llave es de color azul). También he abierto un grifo de agua caliente del baño, por el cual no salía nada ya que había cortado la entrada de agua en la caldera.
Para quitar el tapón del filtro, primero hay que estirar de la anilla metálica que tiene a m…

Música por la paz

Hace unos meses mientras echábamos una caña, vino una chica con unas papeletas diciendo que eran de Música por la Paz, que iban a abrir un centro en Albacete y estaban recaudando dinero.

No me ha gustado nunca el tema de las papeletas, porque la verdad nunca se si realmente sirven para algo o no, ni conozco a nadie que le haya tocado algo nunca... pero al final compramos una. Y desde luego que no fuimos los únicos, porque las vendía como rosquillas.
Hace unos días, nos encontramos con otra chica que también vendía, y al día siguiente otra vez otro chico distinto y ya me picó la curiosidad.
Cuando buscas en internet apenas hay información sobre ellos, y la mitad de lo que aparece es de otra asociación catalana que se llama Músicos por la paz y la integración, estos al menos si parece que hace cosas, ya por lo menos actualizan el facebook y hay noticias en los medios con datos concretos de actuaciones y eventos.
Sobre la que nos atiene, en su web realmente no hay nada referente a cosas…