Ir al contenido principal

De viajes, Grecia

En esta ocasión escribo sobre el reciente viaje al país heleno que hemos hecho durante 7 días, como comprenderéis, en ese tiempo solo hemos podido ver una parte del estado considerado la cuna de la democracia.

Viajamos desde Valencia a Atenas con la compañía Aegean Airlines, por un precio de 195€ i/v por persona. Como viajábamos con el retoño, optamos por facturar una maleta grande de 23kg (+80€) y también nos llevamos el carrito y una portabebes de trekking. Estas dos cosas iban juntas en un saco que dejamos en la cinta de equipaje grandes y que puedes facturar de forma gratuita.

Antes de entrar al aeropuerto dejamos el coche en King Parking por 30€ los 8 días. Si vuelvo a Manises, creo que no lo volveremos a usar, ya que el servicio que te lleva y recoge, no te deja en la puerta de embarque y tienes que andar un rato, por lo que creo que merece la pena pagar 10€ más y dejarlo en el parking de Aena de larga estancia, porque total, tienes que andar lo mismo y te ahorras el tener que esperar y los traslados.

Grecia y los ferries

El vuelo fue a unas horas un poco intempestivas (01:45 - 05:30), por lo que nos creaba el problema de que hacer el primer día con la maleta, ya que el alojamiento que habíamos visto en Atenas era un apartamento y no tenía la posibilidad de que nos la guardaran hasta que hiciéramos el check-in. Lo solucionamos continuando viaje, ya que decidimos coger un ferry a Mykonos desde e puerto de Rafina a las 08:05 con la compañía Fast Ferries.

En Grecia hay más de 2.000 islas, por lo que hay un considerable tráfico marítimo de pasajeros y vehículos, existiendo multitud de compañías que hacen los mismos trayectos.

Para buscar los horarios de los ferries podéis usar la web Let's Ferry que es un buscador al estilo de Skyscanner donde puedes ver todas las compañías y opciones. Debes fijarte en la duración del trayecto, ya que dependiendo del barco tarda más o menos. Además del nombre de la compañía, es importante que te quedes con el nombre del barco, ya que te ayudará a identificar cual es el tuyo en el puerto.

Una APP que nos resultó muy útil es Nisea, ya que aparte de buscar los horarios y poder comprar los billetes, tienes información en tiempo real de donde están los barcos y si hay demoras o cancelaciones. Y esto esto es vital, porque en los puertos NO hay ningún tipo de información sobre retrasos o modificaciones, y cuando las hay, se montan colas enormes bajo el sol en las casetas de venta de billetes.

Relacionado con lo anterior, cuando compras un billete de ferry por internet, luego tienes que conseguir la tarjeta de embarque (suele llevar un código QR), y por norma general esto debes hacerlo en las casetas del propio puerto de salida con la consecuente comisión de 1€ por billete. Nosotros compramos los 3 trayectos directamente en las webs oficiales de las navieras, y con Fast Ferries y Golden Star si pudimos obtener la tarjeta por internet (aunque al principio te digan que no), por contra, Seajets no deja y tuvimos que obtenerlo en la oficina.

Mykonos

Para llegar a Mykonos desde el continente, se puede hacer en avión en unos 40 minutos o en ferry desde uno de los dos puertos que tiene Atenas. El principal y más grande es el de Piraeus, al cual se puede acceder en metro desde la capital helena. Nosotros preferimos salir desde el puerto secundario de Rafina, ya que se encuentra considerablemente más cerca del aeropuerto y debido a que los ferries suelen salir entre las 7 y las 8 de la mañana, era imposible que llegáramos a tiempo al de Piraeus.

Para llegar al puerto de Rafina desde el aeropuerto hay un autobús que se coge desde la puerta de salidas del aeropuerto, lo opera la compañía ΚΤΕΛ ΑΤΤΙΚΗΣ y vale 4€. En la parada hay un cartel con el horario, pero sinceramente no nos aclaramos mucho, pero en 5 minutos llegó y el trayecto lo hizo en apenas 25 minutos, por lo que fue una buena opción. Otra alternativa es ir en taxi, que nos dijeron que sería unos 35€. El taxista al que preguntamos el precio fue extremadamente amable (como luego percibimos con el resto de los griegos), y nos informó que el autobús llegaría pronto y nos dijo donde se cogía.

El puerto de Rafina es considerablemente más pequeño que el de Piraeus y si tenéis los billetes, con que lleguéis con 10 minutos de adelanto os da tiempo de sobra de embarcar.

Nuestro ferry de la compañía Fast Ferries tardó 2:45 horas por 46€. Desembarcas en el puerto de Mykos que se encuentra a 3 kilómetros de la ciudad, por lo que para llegar tendrás que coger un autobús que vale 1,2€ y te acercará en un momento. Cuando llega un ferry los autobuses están esperando, y es un servicio circular que va rápido. Hacen un par de paradas intermedias, y el destino final es la estación de autobuses del puerto viejo. Por lo que si te alojas en el centro aun tendrás que andar unos 10 minutos para llegar, callejeando por las estrechas y encaladas calles de esta bonita ciudad.

Iglesia Ortodoxa Griega

Mykonos es pequeñito, y solo estuvimos 24h, por lo que no alquilamos coche ni preparamos ninguna excursión, ya que disfrutamos de ella a pie. Los lugares que no debes perderte, son la Iglesia Ortodoxa Griega, los Molinos de Viento, la Pequeña Venecia, y por supuesto perderte por todos los bonitos rincones de foto de revista que tiene.

Molinos de viento


Santorini

Seguimos ruta cogiendo un ferry de Golden Star por 38€ que en 3:45 horas nos llevó hasta el puerto de Thira en Santorini. Este ferry llegó a Mykonos con una hora de retraso sin que lo indicaran en ningún lado, por eso es interesante tener instalada una APP como Nisea donde puedes ver la ubicación de todos los ferries.

El puerto de Thira se encuentra a 7 kilómetros de Fira, que es como se llama la capital de Santorini (que es el nombre de toda la isla). Para llegar a Fira puedes contratar con tu alojamiento un transporte privado o coger por 1,4€ uno de los autobuses públicos que estarán esperando en el puerto. Independientemente del método de transporte usado, el trayecto puedes llegar a tardar en hacerlo más de una hora y media, ya que para subir del puerto es una carretera estrecha serpenteante y cuando llegan los ferries se montan unos atascos épicos, por lo que hay que tenerlo en cuenta a la hora de volver y salir con bastante tiempo. Hay varias paradas intermedias, la final es la estación de autobuses de Fira.

Buses públicos 

Inicialmente nuestro plan era pasar 24h en Santorini, pero a mitad del trayecto desde Mykonos, me llegó un SMS al móvil (hay cobertura de móvil en el mar Egeo, o al menos el los ferries), indicándome que nuestro barco del día siguiente con SeaJets había sido cancelado. Al llegar a tierra me enteré que no era nuestro ferry, sino toda la navegación de pasajeros en Grecia debido al mal tiempo, por lo que tuvimos que retrasar la fecha de nuestros billetes un día. Esto no lo pudimos hacer en las oficinas del puerto de Thira, sino que tuvimos que hacerlo luego en la oficina que hay en Fira aquí.

Panagia Platsani / Παναγία Πλατσανή

Debido a este problema, tuvimos que quedarnos una noche más en Santorini, y la verdad es que fue casi mejor, ya que 24h es muy poco tiempo para esta isla.

Llegas a Fira, y dices, ¿Dónde están las famosas cúpulas azules de las fotos? Meeec, no están aquí, se encuentran en el pueblo de Oia (pronunciado ia) a 15 kilómetros, para lo cual puedes coger un autobús desde la estación que cuesta 1,8€ y te acercará en unos 40m. 

Cúpulas azules de Oia

Para conseguir la foto de arriba tienes que ir aquí y meterte por un callejón chiquitito en el que seguro tendrás que hacer cola para conseguir tu instantánea.

Si Mykonos nos pareció bonito y Fira encantadora, Oia ya te dejaba sin palabras... es visita imprescindible y motivo por el cual 24 horas es poco para estar en Santorini.


Iglesia de las tres campanas 

Otro paseo que nos pareció espectacular fue la ruta entre Fira e Imerovigli, un recorrido a pie de unos 3 kilómetros que bordea el acantilado con vistas increíbles al volcán y a Fira. A mitad de camino podrás ver la cúpula de la iglesia de las tres campanas, que también seguro la habrás visto en postales y folletos turísticos. Nosotros lo hicimos ya entrada la tarde y pudimos contemplar la puesta de sol sobre la isla del volcán que está en el centro de la caldera de Santorini.

Puesta de sol sobre el volcán
Por cierto, si llegas en crucero, pararás en mitad del mar y te acercarán a la isla en unos barcos pequeñitos. Cuando pises tierra, tendrás que subir a la ciudad, para lo cual tienes 3 opciones. Subir en burro, andar los 600 escalones esquivando los burros y sus moñigas, o coger un teleférico que hace el trayecto en 3 minutos por 6€.

La gente como loca haciendo cola al sol

Trás dos días en Santorini, nos marchamos a Atenas con el ferry World Champion Jet de la compañía Seajets que se supone hace el recorrido en 4:45 horas, eso si, si no hay oleaje. Para estos recorridos largos, en muchos ferries hay billetes donde en lugar de una butaca puedes elegir un camarote y echar una cabezacita en una cama... es una opción interesante.

El puerto de Thira, en Santorini está de obras y solo puede atracar un barco cada vez, por lo que se crean unas peloteras de gente de aúpa. Eso lo juntas con que apenas hay sombra, que no hay información sobre los retrasos en los barcos y que la gente está LOCA, hacen un cocktel que me parecía surrealista. 

Nuestro barco llegó 2 horas tarde (nosotros ya lo sabíamos por la APP), pero viendo lo que tardamos en salir del puerto cuando llegamos, salimos con 2 horas de adelanto de Fira (el bus tardó 1:30h). Cuando llegamos, ya había gente haciendo cola a la solana y en cuestión de minutos, por el efecto rebaño, todo el mundo se puso a la cola ¿?¿? ¡Pero si en billete llevas reservado el asiento! Con lo cual, unas mil personas se tiraron más de 3 horas al sol apretujadas haciendo cola... Nosotros estuvimos un buen rato en la terraza de un bar sentados con un refresco y luego nos fuimos a unos bancos que había a la sombra, un poco apartados de la marabunta.

Puerto de Thira, prometo que no está photoshopeado el color

Atenas

Llegamos al puerto de Piraeus que es considerablemente más grande que el de Rafina, por lo que si en lugar de llegar, sales desde aquí, deberás llegar con bastante tiempo de antelación, ya que puedes tardar media hora andando de un lado a otro.

Nos dirigimos al metro que se encuentra aquí, y lo quiero resaltar porque aun estando en la puerta del edificio, no teníamos claro que fuera ahí. Esto es algo bastante habitual en Grecia, aun siendo sitios eminentemente turísticos y que son usados por gente foránea, no invierten mucho en ponerlo sencillo a los turistas.

Al entrar había una pelotera de gente haciendo cola en las máquinas expendedoras de billetes, y cuando me tocó, no se si por el agobio de la gente o que, no supe comprar un billete sencillo. Por lo que al final compré uno que era válido para 2 viajes, que nos fue útil al día siguiente para volver al apartamento. El precio fue de 2,7€.

Terrazas en el barrio de Plaka

Atenas, es una ciudad de contrastes, tienes el barrio de Plaka que es muy bonito, con sus terrazas y callejuelas peatonales, pero en cuanto te sales de él, la mugre y la desidia de lo público predomina. No hay rebajes en los cruces, los pasos de peatones son inexistentes, las aceras desaparecen, coches aparcados de cualquier manera... También era curioso ver como prácticamente nadie usa el casco en la moto y solo la mitad de los que iban en coche llevaban el cinturón... no se, es algo que no te esperas en una capital europea.

Odeón de Herodes Ático en la Acrópolis

Tras un primer contacto de noche con el barrio de Plaka, a la mañana siguiente nos dirigimos a la atracción por excelencia de toda Grecia, la Acrópolis. Llevábamos la entrada compra con anterioridad en la página oficial, debéis elegir "Attica" y luego "Acropolis and Slopes". Luego podéis comprar la entrada sencilla por 20€ o como nosotros la combinada por 30€ que te permite acceder a varios recintos durante 5 días.

La Acropolis tiene dos entradas, la principal que siempre está más concurrida por grupos de visitas y la secundaria que es por donde entramos nosotros ya que se encontraba muy cerca de nuestro alojamiento. Al llevar la entrada en el móvil, el acceso fue muy rápido, ya que no hay que hacer cola en taquilla.

El Partenón

Como podéis ver en la foto, el Partenón está en los huesos, estando rodeado de piedras etiquetadas listas para colocar. Nos sorprendió ver como en el rato que estuvimos allí, los operarios izaron tres grandes bloques en la estructura y los pusieron en su sitio... algún día terminarán.

A parte de Partenón, como construcciones principales se pueden ver el Odeón de Herodes Ático, los Propileos, el templo de Erecteion y el Teatro de Dioniso.

Hefestión,  Ágora de Atenas

Como he comentado, con la entrada combinada puedes acceder a varios recintos, en concreto:


Nos gusta ver los mercados, por lo que a la hora de la comida nos acercamos al mercado central de Atenas, donde pudimos disfrutar de comida típica en uno de los bares que hay en su interior.

Mercado central de Atenas ¡Cuidado con las motos!

Por la tarde fuimos al Estadio Panathinaikó (Kallimármaro / καλλιμάρμαρο), que es el estadio de los primeros Juegos Olímpicos Modernos de 1896. Fue construido a partir de los restos encontrados de un estadio del 329 a.C. Sus asientos de mármol blanco tienen capacidad para 45.000 espectadores.

La entrada cuesta 5€ y te dan una audioguia que está en español. Si eres un poco rácano, puedes ver parte desde la parte frontal del recinto, ya que un lado no tiene gradas.

Cierra a las 19:00 de marzo a octubre y a las 17:00 el resto del año.

Se construyó siguiendo fielmente el diseño de hace 2000 años

Tras ver como se ponía el sol desde lo alto de las gradas del estadio, volvimos paseando por el Jardín Nacional de Atenas, pero nos dieron con la puerta en las narices cuando quisimos entrar a la parte del Botánico (cierra al anochecer), así que nos quedamos con las ganas.

Al templo de Zeus tampoco pudimos entrar por la hora, cierra a las 20:00.

Templo de Zeus

Como hicimos una noche más en Santorini, tuvimos que hacer una menos en Atenas, por lo no pudimos ver mucho más de la capital.

Al despertar del sexto día teníamos reservado un coche de alquiler con rentalcars, en concreto con Europcar. En el centro de Atenas casi todas las compañías de alquiler de coches están en la calle Leof. Andrea Siggrou muy cerca de la parada Metro de Acropoli, lo que nos pareció un muy buen sitio para alojarnos y así no tener que estar con las maletas para arriba y abajo.

Nuestro primer destino fue el impresionante Canal de Corintio, construido para evitar un rodeo de 400 km y que fue inaugurado en 1893. Si quieres ver si algún barco va a cruzarlo, puedes echarle un ojo a la web Marine Traffic.

Canal de Corintio

Seguimos camino hasta Antiguo Corinto (Kórinthos / Κόρινθος) usando siempre las autopistas de pago, ya que no son muy caras (2/3€ por trayecto). Eso sí, en los peajes desatendidos no aceptan tarjetas de crédito, por lo que ten a mano metálico.

Otro factor a tener en cuenta, es que los griegos conducen como conducen... cuando te adelantan por el arcén de la derecha cuando vas a 120 km/h, ya te puedes esperar de todo. Los adelantamientos en las carreteras nacionales son también para ir concienciado, quien dice que no caben tres coches en paralelo? Y si en España hay una fiebre desmedida por las rotondas, allí no las conocen, y si lo juntas a la falta de señalización, algunas veces da un poco de miedito.

Templo de Apolo en Corinto

La entrada al Antiguo Corintio cuesta 8€ y cierra a las 20:00 hasta final de agosto y posteriormente antes de que anochezca. Como en casi todos los restos arqueológicos, no queda mucho en pie, pero te haces una idea de lo poderosos y avanzados que fueron y como luego todo se fue al garete. Imprescindible que llevéis protección solar y algo para taparos la cabeza, ya que apenas hay sombras.

Primera muralla de Acrocorintio

A apenas unos kilómetros, en lo alto de una peña, se encuentra Acrocorintio (Ακροκόρινθος), una fortaleza con varios recintos amurallados de libre acceso (cierra a las 16:00). Es un sitio ideal para explorar y hacer rutas en días que no haga sol, porque allí arriba pega bien.

Tesoro de Atreo

A 40 kilómetros de Acrocorintio se encuentra el yacimiento de Micenas (Mycenae / Μυκῆναι Mykênai), e incluye dos recintos separados por apenas 500 metros, el Tesoro de Atreo y el recinto del yacimiento propiamente dicho. La entrada, que cuesta 12€, puedes adquirirla en cualquiera de los dos sitios.

En el Tesoro de Atreo, solo hay una construcción, es preferible que veáis esto lo primera, y luego ya sigáis la visita en Micenas, ya que allí podréis estar un par de horas fácilmente recorriendo su interior.

Puerta de los Leones en Micenas
Como en el resto de lugares turísticos de Grecia, se echaba en falta un poco más de facilidades para que el turista lo tenga más fácil de interpretar lo que ve, ya que casi nunca hay planos, y cuando los hay, son demasiado complejos para gente poco iniciada.

Plaza Syntagma (Constitución)

Tras un intenso día viendo piedras (bonitas y con historia, pero piedras al fin y al cabo), hacemos noche en la encantadora ciudad de Nauplia (Nafplio / Ναύπλιο). Tiene un turbulento pasado ya que fue codiciada por muchos pueblos, y fue la primera capital del estado moderno de Grecia hasta que en 1834 pasó a Atenas.

Cenamos en Η Γωνιά του Καβαλάρη, un bar con tapas griegas a buen precio y nada que ver con otros que se veían que estaban llenos de turistas y con DJ's molones con música chill out. Pero no os asusteis por el nombre, que como en toda Grecia, hablaban perfectamente en inglés y hasta tenían una pantalla con la carta en español.

Si la ciudad es realmente bonita, el alojamiento donde estuvimos no lo fue menos, además de muy amables con todo, y el desayuno ya ni te cuento...

Teatro de Epidauro

Tras otro paseo por la ciudad y sus edificios históricos, ponemos rumbo al yacimiento arqueológico de Epidauro, en cuyo interior se encuentra el Teatro de Epidauro, una joya arquitectónica  de hace más de 2300 años que sorprende por lo grande y bien conservado que está (apenas ha sido restaurado).

La entrada cuesta 12€ y está abierto hasta las 20:00 en verano y hasta las 17:00 en invierno. A parte del Teatro, en el recinto se encuentran los restos del Templo de Artemisa, los del Santuario de Asclepio, los de un estadio y un museo donde guardan estatuas y otros restos.

Grecia tiene cientos de yacimientos arqueológicos, podéis echar un ojo a la espartana (pero efectiva) web del Ministerio de Cultura Griego.


Y hasta aquí nuestro periplo por el país heleno, como es evidente, solo hemos visto una ínfima parte, aunque algo que nos hubiera gustado mucho mucho ver es Meteora, pero es que realmente quedaba bastante lejos... por lo que para otra vez será.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Como rearmar un contador de la luz

Desde hace un tiempo, todas las compañías están cambiando los contadores de la luz a un modelo digital que permitirá la telegestión y la teletarificación.
Cada empresa está poniendo modelos diferentes, incluso en la misma distribuidora tienen distintos.
Una vez que te lo instalan, te dan una pegatina con unas instrucciones de lo que hay que hacer si te pasas de consumo y salta el ICP.

Antiguamente si te pasabas de consumo por un pico (encender al mismo tiempo la lavadora, el horno, la estufa...) "saltaban los plomos" que eran unos fusibles que se ponían a la entrada de la acometida y había que sustituirlos por otros nuevos.
Las instalaciones mejoraron y se implantaron los magnetotérmicos, que son unos interruptores de un determinado valor, que cuando lo sobrepasas se calientan y saltan. Con subir la palanca otra vez era suficiente.
Desde hace unos años se obligó a que todas las nuevas instalaciones contaran con ICP instalado por un técnico cualificado y por tanto existiera …

Problema con caldera Saunier Duval SEMIA

Cuando esta mañana no salía agua caliente en la ducha he soltado unas cuantas maldiciones mientras me quedaba helado esperando.
Me ha extrañado porque el radior estaba caliente asi que la parte de la caldera para calefacción funcionaba, por lo que el suministro de gas y luz era correcto. Le he dado al botón de rearme, la he apagado un par de veces y nada, por el grifo solo salía agua fría. La presión del manómetro también era correcta.
He conseguido el manual en pdf y he visto que tiene un filtro en la entrada del circuito de agua sanitaria, asi que me he dispuesto ha echarle un ojo.
Por supuesto lo he desconectado de la corriente, he cortado el gas y la llave de entrada de agua a la caldera, que es el segundo tubo de la izquierda (la llave es de color azul). También he abierto un grifo de agua caliente del baño, por el cual no salía nada ya que había cortado la entrada de agua en la caldera.
Para quitar el tapón del filtro, primero hay que estirar de la anilla metálica que tiene a m…

Música por la paz

Hace unos meses mientras echábamos una caña, vino una chica con unas papeletas diciendo que eran de Música por la Paz, que iban a abrir un centro en Albacete y estaban recaudando dinero.

No me ha gustado nunca el tema de las papeletas, porque la verdad nunca se si realmente sirven para algo o no, ni conozco a nadie que le haya tocado algo nunca... pero al final compramos una. Y desde luego que no fuimos los únicos, porque las vendía como rosquillas.
Hace unos días, nos encontramos con otra chica que también vendía, y al día siguiente otra vez otro chico distinto y ya me picó la curiosidad.
Cuando buscas en internet apenas hay información sobre ellos, y la mitad de lo que aparece es de otra asociación catalana que se llama Músicos por la paz y la integración, estos al menos si parece que hace cosas, ya por lo menos actualizan el facebook y hay noticias en los medios con datos concretos de actuaciones y eventos.
Sobre la que nos atiene, en su web realmente no hay nada referente a cosas…